11/2/07

Sarcasmo I


Siempre me gustaron los sarcasmos y la ironía.
Porque me parecen una manera cuasi "inteligente" de terminar con ciertas discusiones cuando la otra persona no entra en razón o es de pocas luces. Y me di cuenta de que las veces que lo hice la otra persona se quedo sin decir nada, o pensando, o dijo algo incoherente hundiéndose solita.
La siguiente situación ocurrió hace unos días en el local "Mimo" de Unicenter.

Fui a Unicenter a comprar el regalo de cumpleaños de uno de mis hermanos que cumplía años por esos días.
La cosa es que después de comprar su regalo, decidí pasar por el local de Mimo y comprar algo para mi ahijadita. Confieso que me volví casi adicta a los locales de ropa y juguetes para bebes. Y mi ahijadita me puede...

Así que entre al local.... elegí algunas cositas y me dirigí a la caja. Para sorpresa mía, había una sola cajera y una cola de unas 5 personas (lo cual es bastante raro en ese local, porque si hay algo que abundan son cajeras y vendedoras). Me puse al final de la fila y esperé mi turno.
A medida que pasaban los minutos se iba sumando gente a la fila. Detrás mio había dos personas más; una mujer de unos 35 años y una vieja agreta con cara de pocos amigos. Luego, detrás de ella se sumó a la fila una chica embarazaba, con otro bebé en brazos y con muchas cosas en la mano y como el bebé que tenía (de un año de edad aprox.) estaba bastante insoportable, la cajera nos dijo:
"No les molesta si le cobro a la señora embarazada primero?".
Obviamente le dijimos que no era molestia. Así que la dejamos pasar.
Mientras ella pagaba sus cosas se sumaron 2 o 3 personas más a la fila. Finalmente la chica pagó, nos dio las gracias y se fue.
Hasta ahí todo normal.

La cosa es que cuando la chica abandonó la caja, la vieja que estaba detrás de la mujer que estaba detrás mío, se mandó para la caja. Empujando a la otra chica y chocándome a mí con su fea cartera (muy mal gusto para las carteras, por cierto). Y de mal humor y con una fuerza excesiva para el diminuto pantaloncito que intentaba pagar, tiró la prenda sobre el escritorio y dijo: "Cuánto es?".
La cajera nos miró con sorpresa a las 3. Y yo, ni lenta ni perezosa le dije diplomáticamente:
"Disculpe, pero es mi turno".

Es rara la sensación de tener que tratar bien a alguien que te empujó y no te pidió disculpas, y se cree que puede hacer eso solo porque es vieja. Y porque por "respeto", el mismo que ella no tiene por los demás, nadie le va a decir nada. Para mi carácter, en esa situación, fui bastante dulce, por decirlo de alguna manera.

Después de mis palabras se produjo el siguiente diálogo:

Vieja bruta: Estoy apurada! (levantando la voz varios tonos. Yo no tengo oído absoluto como Charly García ni mucho menos, pero reconozco bien los tonos de la gente cuando esta contenta o enojada. Y sobre todo a los últimos).

Yo: Lo lamento. Pero yo también y no empujé a nadie para que me atiendan primero.

V B: Pero yo estaba antes de la chica que paso recién! (siempre en el mismo tono).

Clienta anterior a la vieja: Pero a ella la dejamos pasar porque estaba embarazada. (con tono de "entendes, vieja estúpida? o te hago un dibujo?").

-murmullo de las demás personas que hacían cola-

Yo: Permiso! (poniendo mis cosas en el escritorio y con tonito de: "me cansaste, vieja de m...").

V B: Yo estoy apurada! Tengo cosas que hacer!

Yo: Yo no, mis días tienen 48 hs.

-risa de la cajera-

V B: Tengo que ir a buscar a mi nieto a la guardería porque mi hija es madre soltera y trabaja todo el día y mi marido está en cama y el tiempo no me alcanza para nada. (se notaba mucho que estaba mintiendo).

Yo: Pero que buena historia!! No pensó en adaptarla para el cine??

V B: ... (con cara de menos amigos que antes, dejó las cosas en el escritorio y se fue del local).

La verdad que soy de hacer esos comentarios pero con gente que conozco. Muchas veces en joda. Pero de esa forma no lo había hecho nunca y menos con tanto público.
A la última frase la había escuchado en uno de los capítulos de "Dr. House" y me había causado mucha gracia.
Por cierto... es una serie que me gusta mucho y se debe mucho al carácter del protagonista.
En esta situación me vino como anillo al dedo :P

Gracias doc!

5 comentarios:

MatyAlejandro dijo...

odio ese tipo de gente... malditas viejas chotas !!!

Pablo dijo...

**

Donde estan las palomitas de maiz y las butacas cuando suceden cosas asi??? ..


De verdad pago por ver algo asi.


Bueno gracias por pasarte por mi blog y prometo historias mas interesantes que las actuales.

Meru dijo...

jjajaja qué zarpada!
No sé, me gustó lo de las 48hs!
A mi me irritan esos lugares donde hay muchos viejos, como el banco en ciertos días, en los que obviamente, no vas a darle el lugar a todos, así que por lo general, se bancan bien hacer la cola, pero nunca falta el viejito que se te cruza y se quiere meter en la fila.. y es un viejito!
Suficiente cargo de conciencia tengo por no darle el lugar como para sacarlo cuando se mete en la cola.. =/

Flor dijo...

Lo que me molesta mucho, pero mucho, son las señoras (en gral los señores son más amables) que cuando les das el asiento en el colectivo no dicen ni gracias.
O las que te empujan y no piden permiso.
Como si la edad fuera un aval para la descortesía.

Gioconda dijo...

Claro, a mi no me molesta darles mi lugar a los abuelos o abuelas, lo que me molesta es la falta de respeto, sea alguien viejo o joven.