26/6/07

El barrio de los malditos



Tengo recuerdos muy lindos de mi infancia, y esto se debe a que tengo muchos primos de aproximadamante mi edad y vivíamos todos cerca.
El que más lejos estaba vivía a 3 cuadras así que era casi inevitable verlos todos los días de la semana y juntarnos a jugar.


En esa época solíamos pasar varias horas jugando en la vereda y andando en bicicleta. También éramos amigos de otros vecinitos y formábamos una "pandilla" muy simpática y divertida.

Y si bien no nos portábamos lo que se dice mal, nos gustaba hacer travesuras, como a todos los chicos de nuestra edad (entre 8 y 12 años) y por ese motivo había alguien (porque siempre hay alguien) a quien no le caiamos bien.

Elsa era (en realidad es) una señora entrada en años y siempre tuvo cara de pocos amigos y a pesar de tener 2 nietos (que vivían
justo al lado de su casa) no tenía fama de gustarle los niños. Incluso hasta trataba a sus nietos casi tan mal como a nosotros.
Y por supuesto no los dejaba juntarse con nosotros.

Debido a todo esto no nos costó mucho ponerle el apodo de "bruja"... en realidad "vieja bruja". Si alguien decía "La vieja bruja tal cosa" todos sabíamos de quien estába hablando.

Era sabido que la vieja no nos quería y nuestros padres nos tenían prohibido jugar en su vereda para evitar problemas entre vecinos. Así que por supuesto nuestra vereda preferida era la suya. No porque fuera la más linda sino justamente porque nos habían prohibido jugar en ella.

Pero no todo era tan malo. Elsa tenía un marido llamado José, quien era exactamente su polo opuesto.
Un viejito gordito y bonachón (que Dios lo tenga en la gloria y que no lo suelte, porque seguramente la estará pasando mejor que acá).
José era "el abuelito del barrio" y si bien había otros abuelitos, él, al revez de su esposa, era el más querido.

Así que era muy común que Elsa, a quien le molestaba TODO, saliera de su casa gritando como loca, con la escoba en la mano (otra de las cosas que nos hacía llamarla bruja) a retarnos por hacer mucho ruido cuando pasábamos por la vereda y justo detrás de ella José diciéndole "Elsa! Dejalos! Son niños!"

Sí, José era quien nos salvaba muchas veces de varios retos, como cuando Elsa tocaba el timbre en nuestras casas y le decía a nuestros padres "Los niños me han ensuciado la vereda con las ruedas de sus bicicletas", "Los niños hacen ruido a la hora de la siesta", "Los niños son unos irrespetuosos".

Sí, Elsa nos llamaba "Los niños". Porque era española, y aunque había llegado de esas tierras hacía mucho tiempo conservaba su acento, y José también.
Así que cuando nuestros padres nos decían algo, él les decia
"No, reten a los niños, ya saben como es Elsa. Le molesta todo".

Nunca le habíamos hecho nada fuera de lo común y sus enojos eran básicamente siempre por el mismo motivo, hacer mucho ruido.

Hasta que un día uno de mis primos no pudo resistir la tentación de hacerle algo más grave.
Cansado de que lo retaran siempre a él por nada, ya que él era el más grande de todos, no tuvo mejor idea que recolectar unas frutitas de un árbol que había en una de las veredas. Esas frutitas muy parecidas a las uvitas que para lo único que sirven es para ensuciar, porque no se comen.
Y una vez que tenía unas cuantas (había llenado medio balde), las tiró en la vereda y se dispuso a aplastarlas con su bicicleta, y nosotros que no lo pensamos dos veces, optamos por seguirle la corriente.

Así que al cabo de pocos minutos, la vereda de la vieja estaba manchada de color violeta por las uvitas y marrón por el barro.
Debido a los gritos y risas nuestros, Elsa no tardó mucho en salir de su casa y ver el desastre que habíamos hecho en su vereda, y sin soltar la escoba (nunca entendí porque cada vez que salía a retarnos lo hacía con la escoba en la mano. Pensaría que la íbamos a atacar?) se puso a gritar: "Niños malditos!!! Qué hicieron!!?? Ustedes están malditos!!!"
Detrás de ella, con cara de "otra vez lo mismo" salió José diciendo "Qué pasa, Elsa?", y Elsa gritando le dijo: "Qué qué pasa??? Que estos niños están malditos!!! Mira como han dejao' la vereda!!"

Entonces tiró la escoba y cruzó la calle para tocarle timbre a mi tía (la madre del más grande de mis primos) y cuando salió mi tía, que no entendía nada, le gritó: "Estos niños estan malditos!!! Mire lo que me han hecho!! Están malditos!!"
Y no dejaba de repetir una y otra vez que estábamos todos malditos.

Es más, a medida que llegaban nuestros padres al lugar de los hechos les iba diciendo uno a uno "Su hija está maldita" o "Su hijo está maldito" dependiendo del seño del niño en cuestión.

El resultado de todo el alboroto fueron varios días de arresto domiciliario. Solo pisábamos la calle para ir y venir del colegio. Nuestros padres se enojaron mucho, aunque después se les pasó.
La vereda se limpió, en realidad nos obligaron a limpiarla a nosotros, y no quedó ni una sola uvita aplastada.

Pero lo que sí
nos quedó fue un nuevo apodo.
Elsa dejó de llamarnos "los niños" para dar lugar a nuestro nuevo apodo "Los niños malditos". Apodo que usaba prácticamente siempre que veía a alguno de nosotros, y lo decía por lo bajo cada vez que pasábamos por su lado, percatándose de que lo escucháramos bien.

Con el tiempo, dejamos de ser niños... aunque lo de malditos no puedo asegurar que haya cambiado :P

Al menos no para Elsa que sigue mirándonos mal. Y en la familia el apodo quedó como un latiguillo con acento español para decírselo a alguien que hace alguna maldad. La frase "Eres un niño maldito" encabeza el top ten :P

12 comentarios:

*cyn* dijo...

es que uno de chico la pasaba tan pero tan bien!

se disfrutaba, se pateaba por la calle y no como ahora que pones un pie y vas mirando para todos lados que te puedo pasar.

gracias por tu visita, nos seguimos leyendo.

- FeSaCo - dijo...

JAjjajajaja que risa con tu post!..


Los Niños Malditos!!:. PUde casi imaginar a la viejita saliendo de su casa con la escoba alzada en mano!! GRitando!!:. NIños Malditos!! wujajajajajjajaaaja


Ta buenisimo!!!:..

10 ptos para ti!

PEace!

Lulis*~ dijo...

jajajaj k linda anecdota...!

la foto k ilustra es de una gran peli, todavia me sigue dando escalofrios..!

saludos

Faby dijo...

Jajaja! q manera de acordarme de cómo de chicos nos divertíamos sanamente y ni comparar con los de hoy!! mi Dios!
Gcs x pasar x mi espacio "Niña Maldita" :)
Besitos

Señorita Cosmo dijo...

Las anécdotas de "pandillas" de chicos son bárbaras.
Por eso me gustan las películas de chicos. No "para chicos" (aunque esas también me gustan), si no "sobre chicos".
"El pueblo de los niños malditos" NO ES sobre chicos. Es sobre extraterrestres, que también me gustan.
Hoy parecería que me gusta todo.

Helías (Ex Fenris) dijo...

Si fueran sido "niños malditos" de verdad supongo que le hubieran hecho levitar la escoba a la vieja y... Inventá un final (creo que te va a gustar :P)

En fin... algún día me presentás a la doña, asi hacemos un aquelarr... eh, digo... una reunion, hablamos de viejos tiempos... preparamos la hoguera... (:P) Y yo me voy x q no tengo nada que ver en eso xD

Besos

Te cuidas ah?

P.D.:

P.D.2: (La primer posdata vacía que escribo)

Gioconda dijo...

Cyn: Es verdad. Yo cuando era chica jugaba en la calle todos los días, salvo para invierno, pero en verano entrábamos a casa solo a comer y dormir. Siempre había algún mayor que salía a ver si estaba todo bien y eso era todo. Ahora salis a intercambiar 2 palabras con una vecina y estas mirando para todos lados nerviosa como esperando que alguien salga de la nada con un revolver, se meta en tu casa con vos y te afane todo.

Fesaco: Jajaja gracias por pasar!

Lulis: Está buenísima esa peli. Yo la vi de chica varias veces y nunca me cansaba de verla.

Faby: Eran otras épocas. Yo a veces siento lástima por los que se psaan el día encerrados en sus casas con una play station. Yo me divertía mucho más cuando era chica y sin nada electrónico :P

Señorita cosmos: Si! Las pandillas son lo más. Ese sentimiento de pertenencia a un grupo, el compartir cosas con tus iguales, la diversión. A mi también me gusta ese tipo de películas, será porque me recuerdan a mi niñez.

Helías: Seee! Si hubiese sido maldita o hubiese tenido algún tipo de poder sobrenatural, las cosas que le hubiese hecho a la vieja.
Y si querés conocer a la vieja, yo que vos me apuraría, porque no se cuanto va a durar, le queda poco hilo en el carretel jajajaja.

Marinita dijo...

eres una nena muy mala...

- FeSaCo - dijo...

Me mataste con tu comentario!!:.
con lo que te paso !!: me fusilaste!!:.

me dio miedo haber leido esas palabras!!!

Pero que clase de mujeres eres ! me aniquilaste!!..

ajjajajaa
Peace!

I*HaTe*MySeLF* dijo...

Q vieja tan malvada!!! Pero pero weno, cada barrio tiene su vieja bruja no? jeje
Cuidate
Besos

Bichicome dijo...

Ahora la agarra un plancha, le mete las uvas en la vereda, le arrebata la jubilacion y a llorar al cuartito.

Malditos eran los de antes...

Gioconda dijo...

Marinita: Lo se, lo se :P

Fesaco: Jajaja
Y bueno, no todos los días la operan a una del ojos. Pero no era para hacerte asustar, era para que vieras que hay cosas peores jeje.

I hate myself: Y si, siempre hay alguien que no puede ver a los demás felices :P
Beso

Bichicome: No se de que se queja, su jubilación es española, no gana la miseria que ganan los jubilados de acá jeje.