11/6/07

Amonestaciones


Ya se que mi paso por la versión tercermundista de Azkaban (el 1er colegio secundario al que fui) es un tema recurrente en mi blog.
Pero por un post que leí en el blog de la Señorita Cosmos, se me vinieron a mi mente todas las veces que fui amonestada en dicho establecimiento.

Si bien nunca me pusieron amonestaciones por hacer cosas "grossas" como pegarle a alguien o insultar a algún profesor, fui amonestada en 4 oportunidades (2 en 1er año y 2 en 2do) pero mis amonestaciones no fueron causa de expulsión porque en ninguno de los años llegaron a la cantidad necesaria.

En total fueron 25 (sin contar las amonestaciones que recibí en los deportes que practicábamos).

Muchos pueden decir que como yo me quería ir de ese colegio lo hacía a propósito para que me echaran, pero no era así.
Sino podría haberle pegado una piña o arrancarle unas mechas a alguna de las estúpidas que me trataba mal y con eso me hubiese "ganado" la salida. Pero era muy bajo caer en eso y yo no era ese tipo de persona. Así que preferí hacerlo de la manera que redacté en otro post. Lo demás era simple diversión o porque no cerraba la boca cuando tenía cosas que decir.


A continuación detallo los motivos, la cantidad de amonestaciones y las cosas que me hicieron llegar a esas "faltas".
No es que esté orgullosa de ellas, pero sí de no haberme dejado pisotear como lo hacía otros y decir siempre lo que tenía ganas.



En 1er año:

* Motivo: "Falta de respeto al sacerdote de la parroquia".
* Cantidad: 5 amonestaciones
* Anécdota: Corría el año 1992 y yo cursaba el 1er año en Azkaban. Como era un colegio católico, además de haber misa todos los viernes, una vez por mes nos hacían confesarnos. Razón por la cual un viernes de cada mes venía la preceptora y nos llamaba uno por uno para ir a la iglesia que estaba justo al lado del colegio y confesarnos con el "Padre Juan".
Casi siempre era el último viernes de cada mes, así que siempre tenía la precaución de faltar o ratearme ese día o simplemente buscaba alguna excusa para no estar en el aula en el momento que sabía que me iban a llamar a mí. Hasta que un día me agarraron desprevenida. En vez de llamarnos un viernes nos llamaron un jueves y no pude zafar. Así que cuando escuché mi apellido me levanté y me dirigí a la iglesia. Como no tenía el más mínimo interés de confesar mis pecados (que tampoco eran tantos) ya tenía en mente decirle al sacerdote que no me iba a confesar. Simplemente eso.
Nunca me gustó la idea de tener que contarle mis pecados y esperar el perdón de otro ser humano (sí, me parece que era un ser humano al fin y al cabo, aunque a veces dudaba de su condición) que podía ser igual o peor que yo. Quién era él para perdonarme? NADIE! Quién era él para que yo me arrodillase frente a él a contarle las cosas que había hecho que iban contra las buenas costumbres de los otros hipócritas como él? NADIE!
Que no se entienda mal. En otros contextos nunca me costó reconocer cuando me equivocaba y pedir disculpas. Pero tener que arrodillarme a perdir perdón??? Nah!
El hecho de tener que hacer eso era lisa y llanamente una humillación y no estaba dispuesta a aceptarla. Nunca me había dejado humillar por nadie y esa vez no iba a ser diferente.
Así que me acerqué al confesionario (no recuerdo si se llamaba así o es que finalmente ese maldito programa logró contaminarme un poco, supongamos que se llamaba así) y se produjo el siguiente diálogo que a mi entender no tiene desperdicio:

Juan (Sí, Juan, que no era el padre de nadie y por lo tanto no iba a llamarlo de esa manera): Buen día, arrodillate por favor.
Yo: Perdón?
J: Que te arrodilles para que te confieses.
Y: Para lo que tengo que decir no necesito arrodillarme. Solo vine a decirle que no me voy a confesar.
J: Por qué no?
Y: Porque no me interesa (podría haberle dado la explicación que di una líneas arriba, pero no tenía ganas).
J: Pero cómo? VOS NO CREES EN DIOS?? (levantando la voz y abriendo los ojos como si estuviese hablando con el mismísimo demonio)
Y: (Señalando a Jesús que a mi criterio estaba ocupando un lugar donde deberían estar otros, como por ejemplo la persona que yo tenía delante. Eso es un mundo justo, por supuesto) En él sí. En usted no.

- Fin del diálogo -

Juan no dijo nada más. Se limitó a levantarse de la silla y salio rápidamente de la iglesia (casi corriendo). Yo lo seguí pero lentamente para ver que hacía y como era de imaginar entró en el despacho de la directora. A los pocos segundos volvió a salir acompañado por ella y se produjo otro diálogo:

Juan: (a los gritos con los ojos desorbitados) Esta chica me faltó el respeto no solo a mí sino a Dios!
(Yo no recordaba haber dicho nada de Dios, ni haberlo insultado, ni haberle faltado el respeto de ninguna otra manera. Es más, hasta había dicho que creía en él)
Directora: (muy seria) De qué manera le faltó el respeto?
J: Puso en duda mi condición de sacerdote y señaló con la mano izquierda a Cristo!! (Me llamó la atención lo de la mano izquierda. Qué hubiese pasado si lo señalaba con la derecha? Iba directo al infierno? El diablo se hubiese materializado en ese mismo momento frente a nosotros? No entendía el porqué de dicho detalle relatado con tanto énfasis)
D: (dirigiéndose a mí) Es verdad?
J: Cómo si es verdad??? (hablando cuando era mi turno antes que yo)
Y: Lo de señalar a Jesús sí. Lo de poner en duda su condición de sacerdote no.
J: Dijiste "En él si creo, en usted no"!!
Y: Solo dije que no creía en usted, no que usted no era sacerdote.
D: Bueno, bueno! Nadie está obligado a creer en nadie, pero lo de señalar la imagen de nuestro señor es una terrible ofensa a nuestra religión. Vaya padre, yo me encargo.
J: Deberían echarla! Con semejante falta de respeto!

No me echaron, pero la directora me llamó a su despacho y me dijo que no quería más faltas de respeto a la religión porque estábamos en un colegio católico y bla bla bla. Y que no me echaba porque creía en el perdón, etc, etc, etc.



* Motivo: Falsificación de firma.
* Cantidad: 10 amonestaciones
* Anécdota: Fue la vez que más cantidad de amonestaciones me pusieron y reconozco que con motivo. No fue nada del otro mundo. Simplemente me había olvidado de llevar una autorización firmada por mis padres para ir de excursión a una granja en Benavidez y la hice yo.
Se dieron cuenta cuando volvimos porque mi mamá había ido a buscar a uno de mis hermanos a otro colegio que quedaba cerca y pasó a buscarme a mi también y como no estaba en el colegio porque llegábamos más tarde de la excursión (los padres que había firmado la autorización sí lo sabían) quedé en evidencia.
Se me escapó un pequeño detalle :P


En 2do año:

* Motivo: "Burlarme de una profesora"
* Cantidad: 5 amonestaciones
* Anécdota: Un día de lluvia con los pasillos mojados la profesora de ciencias naturales venía caminando rápidamente con tus altísimos tacos, resbaló y se cayó sentada golpeándose el trasero.
Fue automático. Al verla en el suelo y tras escuchar el sonido de su enorme y grasoso trasero empecé a reírme a carcajadas. Y no solo eso. Sino que no se me ocurrió mejor idea que gritarle a los demás alumnos "SE CAYÓ LA DE NATURALES!!! JAJAJAJAJA!!!".
La profesora que nunca me había caído bien ni yo a ella se levantó como pudo (se ve que yo no era la única persona a la cual le caía mal porque tenía unas 10 personas cerca y nadie la ayudó) y fue directo al despacho de la dementora.
Yo no podía parar de reírme. Me causa gracia cuando la gente se cae y más si se cae gente que no me resulta simpática y suelo tentarme. Minutos más tarde estaba sentada en el despacho con un papelito en la mano con el número 5.



* Motivo: "Burlarme de Juan"
* Cantidad: 5 amonestaciones
* Anécdota: Una de las pocas veces que fui a la iglesia me senté más o menos en la mitad de las filas de bancos del lado del pasillo. Siempre me causaba gracia cuando entraba Juan vestido con su sotana blanca a paso lento y seguido de un séquito de diáconos y monaguillos al mejor estilo Star Wars.
Aún no mencione la apariencia física de Juan. Era un hombre alto, pelado y no era un obeso pero estaba en camino de serlo. Al entrar siempre caminaba con los dedos entrelazados y medio agachado pero mirando de reojo a los alumnos. Y a mi me hacía acordar a Darth Vader (el personaje de Star Wars) pero sin la máscara. Juan siempre tuvo un aspecto siniestro así que no me costó mucho establecer esa similitud.
Esa semana tuvimos misa un miércoles en vez de un viernes, porque era semana santa y el jueves y el viernes no teníamos clases.


Ese día estaba vestido con una sotana negra (después me enteré que iba vestido de ese color porque la sotana negra se usaba para acontecimientos especiales como por ejemplo la pascua) así que esa vez su similitud con Darth se acrecentó. Y no pude resistir la tentación de tararear la marcha de esa película cuando se iba acercando. Y como frutilla del postre cuando pasó por al lado mío no tuve mejor idea que respirar exageradamente haciendo el sonido gutural que hace dicho personaje. No creo que se haya dado cuenta de eso porque no tenía cara de gustarle ese tipo de películas. Pero la risa de mis compañeros me delató.
Terminó la misa y antes del horario de salida fuimos llamados al despacho que yo ya conocía 4 o 5 compañeros míos y yo. Esa vez no fui la única amonestada. Y no sentí ningún remordimiento. Esa gente no me caía bien y además nadie los había obligado a reírse de mi chiste.

24 comentarios:

Fenris dijo...

De casualidad Juan tenía de apellido Snape?

(Ya te estoy imaginando de chica xD)

En fin... En mi época no hay amonestaciones, hay firmas, nomas (La misma cagada, pero sirve menos... O sea... a los que bardean los mandan con una psicopedagoga, que les habla 5 horas, les hace perder clase, en fin... casi se diria que los premian cuando van con la psico... Así que me premiaron esa vez que un compañero y yo nos fuimos a las trompadas en el aula xD)

No es mi intención hacerla sentir vieja (perdon, hacerTE sentir vieja)

Y qué bien que estuviste con Juan xD

Agustín dijo...

Me hace cosita leer esto. A mi me pasaba lo mismo en el cole.
Sigo siendo católico, creo, cuando lo lógico a esperar sería que les guardase rencor y no quisiera saber nada con la religión.
Pero hay cosas que realmente dan asco, mucho asco.

Acá escribí algo al respecto.
Es cortito y no muy serio, pero creo que es un buen cuentito para explicar la relación entre la iglesia (ya sé que se escribe con mayúscula, padre Juan, pero no me place) y Dios.

Salú!

Lucy in the sky with diamonds dijo...

Jaja!
Yo soy una de las suyas, siempre ligué amonestaciones pero nunca me dieron salida (creo que nunca fue la idea buscar la salida)
Pero eso sí, admiro que se acuerde por qué la amonestaron.
Yo no lo recuerdo salvo 2 o 3 muy puntuales.
Un cariño
Lucy.-

Savarese dijo...

Mi estimada Gioconda, usted sigue escalando posiciones en mi Hall of Fame.

Gioconda dijo...

Fenris: Jajajaja creo que no era ese su apellido, pero voy a investigar. La que era muy Umbridge era la de naturales jaja.
Ya contaré esa anécdota.
Y sí, firmas también había pero por cosas casi insignificantes como ir vestida con cosas que no eran del uniforme y cosas así.

Agustín: Y sí, por las cosas que escribo te darás cuenta que muchas cosas me dan asco pero bueno...
Voy a leer tu artículo.

Lucy: Una de las mías jeje.
Yo me acuerdo porque fueron pocas veces y algunas divertidas. Pero de las firmas (que tuve muchas) casi ni me acuerdo.

Savarese: No se si será bueno o malo pero gracias por el reconocimiento jajaja

Fenris dijo...

(Este comentario es x q te vi muy Harry Poteríaca y te quería comentar lo que se ocurrió)

Para mi... Harry es un Horrocrux. Para mí se muere en el ultimo libro porque sino Voldemort no se puede morir, o sea...

(si, flashee demasiado cuando ayer mi hermano puso "el caliz de fuego" en DVD en la tele para que le repitiera la escena del dragón mil veces xD)

suerte beso se cuida eh?

Lulis*~ dijo...

nunca me amonestaron pero siempre firme..... SIEMPRE jajaj

muy buena la de 2do año.. si estaba ahi en la iglesia en ese momento y vos hacias lo de darth vader seguriiisimo k em amonestaban :P muy comico.

cariñoss!

el señor de las manzanas dijo...

fui amonestado en tercer año, creo, pero de puro nabo. la profesora llegó como media hora tarde y con mis compañeros nos fuimos al aula de computación. el preceptor, que era medio jodón, nos avisó que la profesora había llegado, pero no sé por qué no le creímos. cuando volvimos por fin al aula, la profesora (de latín!) nos metió cinco amonestaciones a cada uno. fue la única vez, porque yo era medio nerdoso en la secundaria y me portaba siempre regiamente, claro (?).
ahí se ven!

Max dijo...

juajua, la comparación de don juan con darth es impecable, y SABÍA QUE IBA CON LOS DEDOS ENTRELAZADOS ANTES DE LEERLE!!! jaja, siempre hacen lo mismo, debe ser una especie de pedido de perdón por ser tan farsante evolucionado a través de los siglos hasta lo que es hoy

Cienfuegos dijo...

Contaste todas tus amonestaciones en tu blog....20 AMONESTACIONES.

Gioconda dijo...

Fenris: Si, yo tambien pienso que él también es un horrocrux.
No sabes como espero el 7mo libro!
Pero no creo que Harry necesariamente tenga que morir. Si él es el horrocrux nro 6 con matar a Voldemort ya está. La gracia de los horrocrux es tener un pedazo de alma viva para poder renacer y si ese pedazo de alma lo tiene Harry no va a poder tener acceso. Bah, eso pienzo yo. Vamosa ver que pasa.
Además de eso. Quiero saber quién es la persona que se llevó el relicario verdadero y dejó el falso en su lugar y no puedo creer lo de Dumbledore! Y quiero que Snape tenga un muerte muy lenta y dolorosa jejeje.

Lulis: jejeje yo perdí la cuenta de las firmas :P
Con respecto a lo de Darth Vader... fue la única vez que tomé a las amonestaciones como un premio :P

Señor de las manzanas: A mi me pusieron amonestaciones en ese colegio nada más. Cuando me pasé al otro me portaba bien porque era muy distinto. Nadie me trataba mal y hasta tenía amigos entonces me divertía de otra manera y no daba hacer esas cosas.

Max: Jajaja, no se porqué pondran los dedos así. Tu teoría esta buena. Hasta que no sepa realmente a que se debe eso, tomo la tuya como cierta jeje.

Cienfuegos: Son 25. La vez de la excursión fueron 10 y las otras 3 veces 5 en cada oportunidad. 10+15=25

BromoLuz dijo...

Peor es auto-amonestarse,

pero eso ya es otro tema.

Besos.

Bromito.

Bichicome dijo...

Estas versiones tercermundistas de mundos fantabulasticas siempre dejan mas..

once and again dijo...

a mi me descubrieron fumando tres veces adentro del colegio, y varias veces que me escape a la calle (a fumar), nunca me amonestaron, no se porque.
bien hecho lo de las amonestaciones a tus amigos
por que miera ibas a ese colegio de mierda, no lo entiendo

Little Queen dijo...

a mi me pusieron una (en realidad no eran amonestaciones) eran "PARTES" y escribieron algo en mi legajo porque una compañera mia imbecil me pego una piña cuando estabamos discutiendo unas boludeces sobre una clase de biologia.
bueno y dps como 30 por andar con pelo suelto..aajaj

Gioconda dijo...

Bromoluz: Cómo es eso? jejeje

Bichicome: Para lo único que me sirvió el paso por ese colegio fue para fortacer mi caracter y para escribir algunos posts varios años después :P

Once and again: Iba porque mi mamá quería :P
Como yo me quería cambiar y ella no me dejaba hice lo posible para salir de ahi. Por eso repetí.
(Si querés podes leer un post mío que se llama "persevera y triunfarás" y ahi lo explico bien)

Little queen: A mi por cosas como andar con el pelo suelto me hacían firmar. Y a las 15 firmas te ponían 3 amonestaciones, pero nunca llegué a tantas.
Si a mi me hubiesen pegado una piña me echaban ese día seguro jejeje

Lolo Lontananzo dijo...

Jajaja!
Terrible lo que le pasó con este Juan.
Siento que desperdicié mis años en la secundaria, ya que siempre zafé de las amonestaciones. Se ve que de chico era más bruto (una vez le rompí de un zapatazo la nariz a un compañero), y que en la secundaria decidí tomarme la vida con más calma.
Sólo una vez me pusieron amonestaciones (qué obsoleta esta palabra), pero fueron por cubrir a un compañero. Una noble causa, lo que se dice.
Primera vez que llego a su blog y me daré una vueltita por otros artículos.

Saludotes!

Fran dijo...

MUERTE A LA IGLESIA!!!!

:p

Gioconda dijo...

Lolo: yo hacía esas cosas pero solo en el 1er colegio al que fui por diversión. Como no tenía amigas ni nada, me divertía así. :P
Gracias por pasar!

Fran: De ninguna manera.
Que no se mal entienda, esa NO ES LA IDEA DEL BLOG.
Yo no estoy en contra de la iglesia, ni de los que creen, ni contra Dios, ni nada por el estilo. Solo cuento mi experiencia con determinadas personas. Pero que a mi me haya tocado ir a un colegio donde había un hijo de puta disfrazado de padre bueno no quiere decir nada. Es solo eso.
Cada uno puede creer en lo que quiera y también cada uno puede elegir si cree o no. Y yo respeto todo eso. Que es justamente lo que no me respetaban a mí.
Decir algo así (al menos para mí) es lo mismo que decir "muerte a los que no creen". Cada uno es libre.

Betty Page dijo...

Jajajajajaja

Me mato Darth Vader.. jajajajaja

no puedo decir nada inteligente... Me mataste de la risa..
Jajajaj lo necesitaba... muchas muchas gracias...

Un abrazo!

Gioconda dijo...

Betty: jajaja de nada!
Me alegra que mis posts sirvan al menos para reirsde un rato! :)

Andrés Lautaro dijo...

ya la palabra "amonestaciones" me trajo una simpatica nostalgia. lo que le ocurrio a una compañera mia es muy ridiculo y a mi entender, divertido. Le pusieron 5 amonestaciones no me acuerdo por que y la profesora de matematica la envio a buscar la planilla (donde justamente iba a asentarse el castigo).
La cuestion es que mi amiga Carolina (la protagonista) por miedo o no se por que, NO VOLVIO.
La volvieron a amonestar y cuando años despues nos robamos todas las planillas de amonestaciones de QUINTO QUINTA (de la Escuela Normal de San Luis), en su legajo dice "5 amonestaciones por.. y 5 mas por enviarla en busca de esta planilla y no regresar".
Ahora que lo termine de escribir no me parece tan divertido. puaf.
en fin. Saludos. me gusta este blog.

El Padre Juan dijo...

¿Y te parece divertido a vos hacer esas cosas?

Mal...muy mal =P

Creo que la mejor forma de perder la fé es ir a un colegio católico.

Yo también me mande unas cuantas pero siempre me salvaba, talvez porque tenía buenas notas y pensaban que era incapaz de hacer lo que hacían los "desubicados".

En esa época mis mejores amigos eran los darks, que se llevaban todas las observaciones (vease amonestaciones acá). Una vez sola me lleve una grupal porque una de las nenas populares rodó por una escalera y por supuesto yo fuí el primero en tentarme.
Como nadie dijo quién había sido el que la empujó marcahmos todos, incluyendo el nunca conocido culpable.

Llega un momento que ves a los curas saliendo en 4x4, la plata de los campamentos que desparece, el flaco de las fotocopiadoras se mete con una alumna en el teatro a oscuras, las supuestas colectas y donaciones para el oratorio, las misas obligatorias, los festivales en que trabaja toda la familia de los alumnos y la plata que se recauda nadie sabe a donde va, los alumnos que por tener nombres importantes tienen un 80% de beca o similar.

Lo menos que puede hacer uno y más siendo chico es romper un poco las pelotas.

Gioconda dijo...

Andrés: Gracias por pasar!
jejeje
No tuve la suerte de que mis compañeros hagan desaparecer las amonestaciones. Pero bueno, tal vez era mejor así. Porque yo las tomaba como un premio :P

Padre Juan: Disculpe padre... es que yo... estemmmm... vayase al infierno padre! jejeje

Siempre me llamó la atención eso de loa padres "trabajando para Dios" y cambiando el auto todos los años. Será que porque rezan mucho Dios los premia de esa manera? Creo que no... :P
Y de haber permanecido en ese colegio un año más en algún momento seguramente se lo habría dicho :P
Gracias por pasar!