30/5/07

La Bruja vs la "Squib"


(Los nombres de las personas a las cuales se hace referencia en esta anéctoda han sido modificados para preservar la intimidad de las mismas)

Era una fría tarde y se acercaba el mes de julio, por lo tanto faltaba poco para mi cumpleaños número diecitantos... dieciquince.

Unos días antes había hablado por teléfono con una de mis primas y habíamos acordado encontrarnos en su casa para organizar una reunión con motivo de mi natalicio.
Llego a mi casa y mi mamá, que estaba tomando café con una amiga, me dice: "Te llamó Patricia, me pidió que por favor te dijera que antes de ir a su casa la llamaras por teléfono".
Así que fui la llamé:

Yo: Hola, Pato?
Prima: Sí, que hacés Nati, todo bien?
Y:
Si, todo bien. Me dijo mi mamá que llamaste.
P:
Si, si. Vas a venir hoy?
Y: Si, estaba por salir para alla.
P: Buenísimo, quería que me llamaras porque te quería preguntar si me acompañabas al médico.
Y:
Sí, no hay problema. No sabía que tenías turno.
P:
No, no tengo, lo que pasa es que tengo algo y quiero ir hoy.
Y: Si? Pero te sentís bien? Qué tenes?
P:
Si, si, me siento bien, es una pavada.
Y: Pero qué es?
P:
Nada, me salió como una mancha en la cintura y me pica.
Y: Ah, entonces vas al dermatólogo.
P:
Eh... sí... bueno, no. Cuando vengas te cuento bien.
Y: Ok, voy para allá.

Así que salí de casa y me fui a la parada del colectivo, pensando que hasta donde yo sabía, una persona que tenía algún problema en la piel como mínimo debía ir a un dermatólogo. Pero ella me había dicho "Sí... bueno, no." y que después me iba a contar bien.
Conociendo a mi prima sabía que no debía ser nada grave porque si hay alguien exagerada por demás en cuestiones médicas es definitivamente ella.
Como a la media hora llegué a casa de mi prima.
Mi tía estaba con ella. Me recibieron re bien como siempre. La relación que tengo con mi prima y con mi tía es como tener una hermana y una madre más.
Me ofrecieron un café que acepte gustosa por el frío que hacía afuera.
Hablando de todo un poco después de haberme preguntado por el resto de mi familia, se produjo el siguiente diálogo:

Tía: (hablándole a Patricia) Le contaste a Nati lo que tenés?
Patricia: Ah, no... bah, le dije que me había salido una mancha.
Yo: (mandándola al frente como hago con la gente que no quiere ir al médico cuando debe hacerlo)
Sí, y dice que no quiere ir al dermatólogo.
T:
Claro, pero eso sería si fuese una mancha común y corriente.
Y:
Y qué es?
T: Tiene "culebrilla". (Sí, mi tía cree en esas cosas y no solo eso, sino que además es capáz de gritarlo a los 4 vientos como si fuese lo más normal del mundo)

- Pequeña aclaración: Mi tía así como otras tías más que tengo de chiquitas vivieron en el campo, y allá creen en esas cosas, así que para ellas hablar de culebrilla, mal de ojo, pata de gallo y demás cosas es tan natural como hablar de un resfrío. -

Y: (sin ocultar mi sonrisa incrédula, a la que mi tía y mi prima ya están acostumbradas) Ah... ok.
T: (sonriendo ella también)
Si, vos reíte, ya se que no crees en esas cosas, pero porque nunca te pasaron.
Y:
Bueno, entonces no vamos al dermatólogo?
P:
No, no vamos.
Y: Ok, a una curandera tal vez? A una hechizera? A la enfermería de Howgarts?
(Hogwarts es el colegio de magia y hechizería al que concurre Harry Potter en su zaga de ficción)
P: Qué graciosa.
T: Exactamente, van a ver a una curandera.
P:
Doña Emilia????
T: Sí, Doña Emilia, a qué otro lugar queres ir??
P: No! Esa vieja no me cae bien. Es una bruja!
T:
Justamente! Además nadie te pidió que la invites a cenar. Tenes que ir a que te cure y nada más. Yo ya hablé con ella y me dijo que te esperaba.

- A medida que transcurría el diálogo yo me convencía cada vez más de que esa conversación tranquilamente podría haber tenido lugar en uno de los pasillos de Hogwarts y a nadie le hubiese parecido extraña. Y yo la preseciaba moviendo la cabeza como quien mira un partido de tennis -

T: Nati, la acompañas?
Y: Sí, tía, no hay problema.

No se si hubiese acompañado a otra persona que no fuese mi prima a un lugar así, pero teniendo en cuenta que era una persona de confianza de mi tía, no me importó. Además me daba curiosidad. ¿Cómo sería la casa de la bruja? ¿Habría artefactos extraordinarios? ¿Sería la bruja una persona fuera de lo común? ¿Cómo sería su vestimenta? ¿Pronunciaría algún conjuro delante nuestro? ¿Prepararía alguna posión? ¿Por qué mi prima le tenía miedo? ¿Se parecería a la bruja de Hansel y Gretel o a Madam Pomfrey, la bruja enfermera del colegio de Harry Potter?

Así que nos abrigamos y emprendimos el camino hacia la casa de la bruja.

Mientras íbamos caminando, ya que la casa de la Emilia quedaba a 7 cuadras, ibamos hablando de la bruja. Como casi siempre haciendo chistes. Ya que nosotras tratamos de minimizar las cosas feas con humor, y más en un caso así.
Así que le dije que lo que mi tía llamaba culebrilla, para la medicina no era más que algo llamado Herpes Zoster, lo cual no era ni más ni menos que una infección vírica común de los nervios, que está acompañada de una erupción. Y que se origina por la reactivación del virus que provoca la varicela. O al menos, eso era lo que me habían dicho en una clase de microbiología.

Y Pato me dijo que su mamá decía que si iba al médico le iban a dar una pomada que no le iba a servir de nada porque ya conocía gente a la que le había pasado lo mismo y la pomada esa no la había curado, sino que le había avanzado más la "enfermedad" y la mancha se les había hecho más grande y hasta algunos estuvieron al borde de la muerte y que habían sido salvados, obviamente, por una curandera.
No pude evitar hacer comentarios que hacían alución a que estábamos en el año 2003 y que si bien a mi me gustaba leer los libros de Harry Potter, que por supuesto sabía que eran pura ficción, yo no creía en esas cosas. Y ella (que también leía los libros de HP) me dijo que yo era la única Squib (persona no mágica que es hija de personas mágicas - brujas y magos) de la familia, ya que mi mamá "curaba el mal de ojo" y la madre de ella
"curaba el empacho" y ella también, y yo no hacía ninguna de las dos cosas. Aunque mi mamá algunos años antes me había enseñado a curar el mal de ojo, pero yo nunca había curado a nadie.

Recorrimos las 7 cuadras haciendo chistes malos y riéndonos de nuestra "familia mágica" mientras yo lamentaba no haber estudiado "defensa contra las artes oscuras" ya que de encontrarnos con una Mortífaga (personaje maligno de la misma zaga mencionada anteriormente) no iba a poder hacer mucho para defenderme.

Llegamos a la casa de la bruja.
Por afuera parecía una casa común y corriente, lo cual no quería decir nada. Y mi prima tocó el timbre, no sin antes pedirme que no hiciera ningún comentario impregnado de sarcasmo como los que suelo hacer a menudo porque la bruja se podía enojar y como era amiga de mi tía no quedaba bien.
Prometí no hacerla quedar mal y esperamos a que Emilia abriera la puerta.

Alguien nos observó por la mirilla y luego pregunto "Quién es?"
Mi prima respondió y una mujer de unos 35 años abrió la puerta, nos dejó entrar y dijo:
"Emilia va a llegar en un momento. Llamó recién y dijo que estaba retrazada pero que por favor la esperaras."
Pato asintió y la mujer (mi prima me dijo después que era la hija) nos ofreció un asiento.
Después nos ofreció algo para beber, y ante nuestra negativa se retiró y nos dejó en solas en el living.

Era una casa muy bonita, más aparecida a una casa muggle (no mágica) que a la casa de una bruja, lo cual tranquilizó a mi prima bastante, pues ella esperaba encontrar cualquier cosa. Reconozco que yo hago muchos comentarios en broma pero sin reirme por lo cual ella muchas veces no sabe si estoy hablando en serio o no, y esa atrde no había sido la exepción y se habìa puesto más nerviosa aún.

Nos quedamos un rato en silencio realizando una expención ocular y luego pregunté: "Vendrá en escoba o saldrá de la chimenea?". Y Pato me dijo que según mi tía, solía simplemente, aparecerse en el living. Pero decidimos dejar de reirnos de Emilia por miedo a que llegara y nosotras estuviesemos llorando de la risa como nos pasa muchas veces.

Esperamos unos 15 minutos y Emilia abrió la puerta de calle.
Era una señora bajita y regordeta con el rostro tan arrugado como el de una nuez y ojos de mirada penetrante. Y nos saludó con un cortante "hola", con el mismo tono de quien pregunta "qué hacen ustedes en mi casa?". Y ahí me di cuenta porqué a mi prima le caía mal.

La vieja le dijo a Pato que mi tía la había llamado y que le había contado de su dolencia.
Así que nos "invitó" a pasar a su "consultorio".

Emilia: Pasá por acá (señalando una puerta)
Pato: Bueno gracias.
Yo: Te espero acá
(dije riéndome por dentro de la cara de susto de mi prima, aunque en realidad tenía ganas de pasar para ver en que consistía el tratamiento, por simple curiosidad)
E: Si queres podes pasar.
P: Si, pasá
(con cara de "si no pasas te reviento")
Y: Bueno, gracias.

El cuarto al que pasamos no se parecía en nada al cálido living. Era pequeño y oscuro comparado con otras habitaciones y se respiraba olor a incienso. Las paredes estaban pintadas de color beige e iluminada por una única lámpara antigua que se encontraba en una de las esquinas.
Casi en el centro de la habitación había una pequeña mesa con 2 sillas enfrentadas y un silloncito en uno de los costados.
En la pared del fondo había una biblioteca pero aunque me hubiese gustado, no pude ver que clase de libros contenía.
Al lado de la biblioteca había un florero grande con flores artificiales y al lado de éste una ventana cuyas cortinas de color marrón oscuro no dejaban ver hacia afuera. Y para terminar la decoración una pequeña alfombrita del mismo color que las cortinas y varios cuadros de flores en las paredes. Muy mal gusto para la decoración por cierto, pero bastante normal, ya que no había ningún caldero ni nada por el estilo.

Emilia: Vos tomá haciendo (dirigiéndose a mi en el mismo tono que su saludo) y vos mostrame la mancha (dirigiéndose a mi prima quien se levanto la remera y la dejó ver la lesión de la famosa culebrilla).
Cuándo te salió eso?
P: Esta mañana me di cuenta.
E:
Pica?
P: Si, bastante.
E: Y te estuviste rascando, para variar. Estas cosas no se rascan porque se ponen peor.
(con un tono que rozaba el reto)
P: Es grave?
E: Si haces lo que te voy a decir no.
P:
Bueno...
E: (observando la lesión con el entrecejo fruncido) me dijo tu mamá que tenías miedo de venir.
P: Es que como nunca me había salido nada así... (observando la sonrisa incontenible de quien la había mandado a ver a un médico de verdad) Y ella me dijo que tenía que ir al dermatólogo (agregó señalandome a mí para vengarse de mi sonrisa).
E: (me miró con la misma cara con la que los magos miran a los muggles - personas no mágicas - en los relatos de HP, como dando a entender que yo no sabía nada de nada) Vos no crees en estas cosas. Lo supe desde que te ví.

Y: (Qué raro! Justamente hoy que no traigo escrito en la frente "No creo en las curranderas") No, la verdad que yo hubiese ido a ver a un médico (tomá te lo dije!)
E:
Esos no saben de estas cosas. Te recetan cosas que no te curan y después a último momento cuando no saben que hacer, todos vienen acá a que les saque las papas del fuego.
Y: Opinamos distinto. (tenía ganas de decirle: "Esos" estudian en universidades de verdad" o algo así, pero le había prometido a mi prima no hacer ningún comentario que hiciese enojar a la bruja)
P: (mirándome con cara de "no digas nada más") Mi mamá dice lo mismo que usted, por eso vine
(tratando de salvar la situación)
E: Tu mamá sabe mucho. Cura mal de ojo y empacho, no??
(con el tono exagerado de quien dice "hace transplantes hepáticos y neurocirugía con una sola mano mientras juega al balero con la otra")
P: Sí, y la madre de ella (de nuevo señalándome a mí) cura el mal de ojo también y nos enseñó a las dos.
E: Así que vos también sabes hacer eso? (mirándome de nuevo y levantando una ceja con cara de sorpresa como quien piensa que alguien como yo es incapaz de algo así)
no era que no creías en estas cosas?
Y: Se hacerlo porque mi mamá me enseñó cuando era chica, pero no "ejerzo"
(resaltando esa palabra en tono burlón)
P: Y qué tengo que hacer???
(interrumpió mi prima mirándome con los ojos como platos y tratando de nuevo de salvar a situación volviendo al tema que nos había llevado a ese lugar)
E: (sin sacarme los ojos de encima)
Ahora te anoto en un papel lo que tenes que preparar. Es un unguento. Te lo pones durante 3 días y venis a verme de nuevo. Con eso se te tiene que ir todo. Y no re rasques más.

Anotó su "receta mágica" en un papelito, lo dobló bien y se lo puso a mi prima en la mano como diciendo "que no lo vea nadie y menos ella".
Lo cual me causó mucha gracia. Ya que la mirada que hizo era digna de una persona que tuviese la fórmula de la Coca-Cola en la mano y tuviese miedo de que alguien más se enterara de eso.

Pato le dio las gracias y salimos de la casa.
En el camino fuimos charlando sobre "gente mágica" y squibes como yo. Y mi prima me dijo "Te apuesto lo que quieras a que ahora la llama a mi mamá y le cuenta lo que hiciste".
A lo que respondì que yo no había hecho nada que no sea expresar mi opinión.

Y efectivamente, cuando llegamos mi tía nos recibió con la noticia de que Emilia la había llamado y le había dicho que su sobrina era muy incrédula y que su hija era una miedosa y que no entendía como alguien como ella (que sabía hacer cosas extraordinarias, como dije antes) podía tener una hija y una sobrina así.
A la miércoles!
A mi tía le causó gracia porque conoce a la bruja hace muchos años y porque sabía que podía pasar algo así, porque me conoce bien. Pero me dijo que por las dudas me iba a curar el mal de ojo aunque yo no creyera en eso :P

NOTA: No soy totalmente incrédula. Creo en varias cosas y reconozco que hay cosas que no tienen explicación lógica. Pero tampoco la pavada, como por ejemplo el mal de ojo, ya que comprobé que se obtiene el mismo efecto de curación tomando una aspirina.

13 comentarios:

Cecile dijo...

Yo tambien se curar el mal de ojos y lo ejerzo..jeje... pero te cuento que cuando era chica a mi abuelo de agarró culebrilla y se fue a médico.. estuvo internado por una semana y no se le iba con nada.. hasta que el mismo doc lo mando a la curandera para que lo sane... que paso? obvio! se lo curo con tinta china...

Lala dijo...

Jo!! a mi siempre me dijeron que me iban a enseñar a curar el empacho... y lo unico que se es lo que vi.. o que se hace con un metro o con una corbata... pero ni idea lo que se dice... son utiles esas cosas.. uno cuando no sabe que hacer cree en lo primero que le ponen adelante y como creer no le hace mal a nadie... aprovechamos!!! si alguien puede esnseñar via mail blog o como sea.. me avisa! jejeje no viene mal saber esas cosas.
besotes!

julietaaa dijo...

ai,
re feo. hace poco se murió un conocido; porqe una mina le hizo una brujería, :S
y el tipo no fue rapido a la curandera, :S
y we..

yo conosco a mui pocas personas qe hacen eso de curar el empacho, el mal de ojo, y todo eso..

no sé, yo cuamdo sea rande kiero ser curamdera .P jajaja !!

si, (viste, qe tengo una obseción con la religión, y eso) we, está todo bastante ligado..

y no entiendo a la gemte qe no cree en esas cosas, :S
en qe se basannnn???????????????!

Gioconda dijo...

Cecile: Yo también conozco a mucha gente a la que le agarro "culebrilla" pero todos fueron corriendo a una curandera. Así que no se que hubiese pasado si hubiesen ido al médico. Seguramente les hubiese recetado alguna pomada para el dolor y la picazón y nada más. Porque el virus de la varicela, como todos los demás no tiene cura. Hay que esperar que se cumple el ciclo y listo.
Pero bueno, cada uno hace lo que le parece que es lo mejor.
A mi no me molesta, que cada uno haga lo que quiera, pero que menosprecien a los médicos ya es demasiado.

Lala: A la cura del empacho no llegué, debe ser un nivel más avanzado :P
Igualmente no me interesa porque las veces que las brujas de la familia me dijeron que estaba empachada me curé tomando té, buscapina y dejando de comer como na bestia por un par de días :P
Con respecto al mal de ojo yo te podría enseñar si te interesa pero según mi mamá y las demás brujas se enseña el 25 de diciembre, o sea para navidad, sino no sirve, y además parece que "no se debe" transmitir esos conocimientos en otra fecha que no sea esa. A mi la verdad que no me importa, pero por respeto a las brujas no lo voy a hacer.
De última si te veo on line el 25/12, con mucho gusto.
Y con respecto a la culebrilla... eso ya es nivel demasiado avanzado. Sería como graduarte en Hardvar con honores :P
Y según parece esos conocimientos no se transmiten a cualquiera. Por algo las brujas adultas de la flia nos derivan a otras que por lo general no tienen menos de 70 años.
Según mi tía, los síntomas pasan a la bruja y es muy peligroso :P

Julieta: Yo qusiera saber en que se basan las personas que sí creen. Hasta ahora nadie me lo supo explicar bien o me dijeron "porque sí", lo cual no tiene mucho fundamento que digamos.
Pero bueno, ya sabemos que el cerebro humano es capaz de hacer muchas cosas y la fe mueve montañas. Según mi teoría, yo pienso que ya que sabemos que el cerebro humano es capaz de enfermar a una persona, del mismo modo en ocaciones podría tambien curarla. Pero es muy largo de explicar para un post.
De última, si a alguien le sirve creer que crea, como decis vos, no le hace mal a nadie. Lo que no me gusta son las brujas que hablan mal de gente que se rompio el traste muchos años en una universidad y haciendo la residencia como si los chantas fueran ellos.

julietaa dijo...

ajajajajaaaja! :P

es qe vos sos tan .. no se, creo qe no existe la palabra qe iba a decir, ajajaja, asi tan, universitaria, tann.. pegada a esas cosas,
jajaja

si, osea,
yo no conosco a muchas brujas, (conosco una qe esta remil loca)

y eso del mal de ojo nunca me pasó,
mi hermana cuando le duele la cabesa dice: aaaai, aqella persona me iso mal de ojo! :O
y yo me cago de la risa, porqe para mí eso es una pelotudes,!
ensima la pelotuda (puedo insultar acá e?) me dice, nunca te paso qe alguien te mira asi fijo, ...
HOLAAA! NADIE SABE DE MI EXISTENCIA EN ESTA TIERRA, JAMÁS NADIE SE DA CUENTA DE QE ESTOY VIVA, MENOS ME VAN A MIRAR FIJO!!

a,, y la mina qe cura el empacho qe vive acá en la esqina, cuamdo eramos chiqitos, y nos juntabamos todos ahi con el nieto de ella, nos daba esos caramelos de miel de Arcor, :P
re wena omda la mina :) aajajaj!
^^

Fenris dijo...

(A mi me deben hace 3 años enseñarme a curar el mal de ojo ¬¬ (Si, en todas las nochebuenas se hacen los boludos))

Bueno a veces no se si es bueno creer en las brujas o en los dermatólogos... Hay cada mala praxis... ^o

En fin... En un momento de tu relato pense que la casa de la bruja iba a estar hecha de chocolate y que las iba a tratar de cocinar a tu prima y a vos. (Si, tuve una infancia con muchos cuentos onda "hansel y grettel" 8-) (Se pone colorado)

Bueeeno señorita del cuadro, hija de Leonardo, me despido.

Asi que chao

Besos

Cuidese milady

Perdon... Cuidese sulady

Chao

Gioconda dijo...

Julieta: La palabra es "lógica", y sí, reconozco que muchas veces lo soy, aunque tambien reconozco que hay muchas cosas que no tienen este tipo de explicación, por lo menos hasta ahora. Pero a ese tipo de pensamiento lo tuve siempre, desde antes de entrar a la universidad. Qué se le va hacer? A mi la "explicación" "porque sí" no me cierra y menos cuando hay cosas que sí la tienen pero loas que creen en otras cosas se cierran y no las quieren ver. Como el "mal de ojo" que se cura con una aspirina o el "empacho" es una simple indigestión.
Pero bueno, también creo en algunas cosas que no tiene explicación científica, pero son pocas.

Fenris: jajajaja
no te quieren enseñar? Si conocienses a alguien como mi tía no solo te huviese enseñado sino que hasta huviese sido capaz de regalarte un caldero y una lechuza :P
Pero bueno, ya que querés aprender, ojala tengas suerte y alguien te enseñe este año, falta un poco menos de 7 meses para tu próxima oportunidad :P

el señor de las manzanas dijo...

muy buen relato. me mantuvo en suspenso, no podía esperar para ver qué pasó con la bruja.
sobre el tema en sí, obviamente no creo en brujas ni en cosas cuya existencia no ha sido demostrada. aquellas cosas que no tienen explicación, no las tienen, punto, hay que seguir investigando hasta que se dé con una solución. si en algún punto la existencia de espíritus y demás se hace obligatoria por la evidencia, allí estaremos para saludarlos, pero por el momento me parece muy ingenuo apoyar una cosmovisión tan arriesgada sin evidencia alguna.
ahí se ven!
pd: soy un sucio racionalista, ja!

Lala dijo...

Yo diria que en vez de graduarme en Hardvar me graduaria en Hogwarts jejejej pero dale!! de regalo de cumpleaños enseñame(los cumplo el 23 de dic) jjaj que groso!!! el 25 en algún lado del "cyberespacio" te espero asi me enseñas!
besotes!

I*HaTe*MySeLF* dijo...

JAJAJAJA!!! siempre que leo algun post tuyo me rio como tonta jajaja.

A decir verdad yo no creo mucho en esas cosas pero weno... cada kien con sus creen cias no?

Un beso

Señorita Cosmo dijo...

Yo tampoco creo en nada, también sé curar el mal de ojo (por supuesto, me lo enseñaron un 24 de diciembre a las 12 de la noche)y por saber es que justamente no creo, por que no soy católica y eso es taaaaan católico!!
Lo único que sí es cierto es lo que dice Cecile. A mi papá, hace muchos años, el mismo médico le dijo que "si lo atiendo yo, puedo tardar como dos meses en curarle esto, si va a una curandera, se lo cura en unos cuantos días". Pero seguramente no deja de tener una base científica y quizás mucho de psicológico.

Gioconda dijo...

Señor de las manzanas: Así es exactamente como pienso yo.

Lala: Claro! A quién no le gustaría graduarse en Hogwarts! Yo luego de eso estudiaría para Auror :P
Pero bueno, esas cosas suceden solo en los cuentos.
Con respecto a lo del mal de ojo... nos vemos on line el 25/12.

I hate myself: Por supuesto. Cada uno puede creen en lo que quiera.

Señorita cosmos: Si, la "base" de ese tipo de "curación" es católica.
Y con respecto a la base psicológica, para mi es obvio que la tiene. La sujestión es algo muy poderoso.
Y hay gente más facil de sujestionar que otra. Es más, varias veces que me dolía la cabeza intentaron "curarme" el mal de ojo y me dijeron: "después de esto se te va a pasar" y por supuesto no pasó nada y el dolor de cabeza seguía hasta que gracias a mis amigos de Bayer se cortó. Y la persona que había intentado curarme me dijo "no se te fue porque vos no crees". Hasta ellos lo reconocen sin darse cuenta.
Pero bueno, cada uno con sus creencias.

Naty dijo...

Buenísimo el relato!! Mi tía sabe curar el empacho, pero yo, al igual que vos, ni en eso creo!!! Besosssssss!